Conversación con Friedrich Ludewig, ACME Architecture 2 de 2

Blog, CCAD, Conversaciones
A continuación la segunda y última parte de esta primera enrevista de CCAD a Friedrich Ludewig.






CCAD- Estudiaste en la AA y has dado conferencias en muchas universidades por todo el mundo. ¿Qué hace la AA diferente del resto? 
FL-La AA fue fundada por estudiantes y ha permanecido como institución privada, desconectada de cualquier otra Universidad. En ese aspecto, ha mantenido una flexibilidad y apertura de miras que es prácticamente única y algo que realmente aprecié mientras estuve allí. No hay profesores permanentes, no hay laureles en los que dormirse, lo que genera un estado de inquietud único. El Segundo aspecto que más aprecié es la diversidad interna en cuanto a corrientes arquitectónicas; hay pocos lugares donde tantas voces diferentes puedan decir cosas tan divergentes unas de otras.
CCAD- Hablemos un poco de vuestro trabajo. La mayoría de vuestros proyectos distan mucho de ser meras cajas. ¿Cómo pensáis la forma en la arquitectura? ¿Qué ocurre en la piel de vuestros proyectos? 
FL-Algunos de nuestros proyectos son “concha y núcleo” (‘shell and core’), lo que significa que no podemos desarrollar el interior, sino que estamos limitados a la piel exterior y a la estructura. Crear arquitectura si solo te está permitido trabajar en la pie les una gran restricción. Cuando encaramos este reto, a menudo intentamos incrementar el espesor de la piel para tener más espacio que manipular, para evitar que la arquitectura se convierta en grafismo. Este proceso comenzó con la piel de doble capa de los almacenes JLP en Leicester, y desde entonces la hemos ido desarrollando en otros proyectos en Leeds, Sheffield, Swansea y Duisburg. Hemos intentado darle a la piel una profundidad tanto material como visualmente que es a la vez ornamental pero relacionado con la función y el contenido el edificio, y hacienda referencia al contexto y al lugar en que se asienta.
Donde podemos trabajar con la forma, como por ejemplo en los puentes para Koblenz o Qatar, hemos colaborado con equipos más grandes para crear sinergías entre forma arquitectónica y estructura. Los puentes son buenos ejemplos para esto, si un puente no casa bien forma y estructura acaba siendo una “folie” bastante cara. Resulta excitante trabajar con buenos ingenieros en proyectos donde encontrar la forma tiene implicación inmediata de ingenieros, costes y construcción.
Hunsett Mill, uno de nuestros proyectos domésticos, ha sido un ejemplo más arquitectónico donde hemos conseguido generar forma a partir de una idea de diseño contextual y de un concepto estructural. El proyecto presentaba unas servidumbres hacia una vieja casita de campo y respetar las alturas y dimensiones del contexto. Trabajando con Adams Kara Taylor, desarrollamos un proyecto basado en tecnología contemporánea de la madera donde cada posible espacio de cubierta era optimizado una y otra vez hasta que todo revestimiento fue eliminado. La forma resultante es pura, con una estructura mínima sin ser racional; se presenta en cambio como una serie de cubiertas que no parecen tener sentido hasta que no conoces las restricciones del proyecto.
Hunsett Mill, Reino Unido, ACME Architecture 
CCAD- En ese proyecto habláis de autosuficiencia. ¿Es esta la nueva palabra mágica? Vemos por todas partes planos con cubiertas verdes, pero ¿puede ser un edificio realmente “verde”? 
FL- No nos gusta hablar de conceptos como la autosuficiencia para proyectos normales. Si miras la eficiencia de la tecnología verde, nada, excepto la generación de calor por sistemas solares pasivos, tiene sentido para proyectos de pequeña escala. Pequeñas turbinas de viento son inútiles, la potencia del sol en el Reino Unido es inservible, no merece la pena ni el esfuerzo ni el dinero. El motivo por el que el proyecto de Hunsett Mill habla de ese concepto es porque está situado en un humedal, lejos de cualquier otra edificación. Si hubiéramos estado más cerca de algún lugar habitado, alegremente hubiéramos aceptado los abastecimientos de servicios tradicionales.
Lo que nos llama mucho más la atención es el diseño de elementos pasivos que minimicen el consume energético. En este sentido Hunsett Mill fue diseñado con súper-aislante, masa térmica expuesta, y el máximo de aperturas orientadas al sur para aumentar las ganancias solares. El ahorro energético pasivo resulta mucho más interesante para nosotros como arquitectos, más fácil de explotar como recurso arquitectónico y formal. Esto es lo que estamos impulsando en proyectos en Bahrein y Siria.
CCAD- ¿Cómo ves el futuro de los arquitectos? 
FL- Cada momento de la Historia ha creado una arquitectura representativa de sus valores, sus sueños y posibilidades, y nada parece sugerir que esto vaya a cambiar. No vemos que el futuro de los arquitectos vaya a ser diferente de cómo han sido los pasados 6000 años. La tecnología digital permitirá crear nuevas formas, pero los ingredientes básicos de la forma arquitectónica y su exploración no han cambiado, ni creemos que lo vaya a hacer. Pronto dejaremos de hablar de sostenibilidad; acabará formando parte de la normalidad, del trabajo de cada día. Esperamos que el futuro lo dediquemos a crear espacios de clara entidad local, y que veamos un regreso a la complejidad tridimensional, a la generación de espacios que no puedan ser descritos con una foto, o en un blog, espacios que precisen ser visitados, ya sea en 3d o en persona.
Anuncios

4 comentarios en “Conversación con Friedrich Ludewig, ACME Architecture 2 de 2

  1. Felicidades por la entrevista. Interesante toda la parte que se habla de la importancia de la arquitectura solar pasiva, frente a los sistemas activos, que como bien se explica solo tienen sentido en situaciones contreras como la del humedal, o en proyectos tipo los de Glenn Murcutt, donde la autosuficiencia es un requisito imprescindible, por los propios condicionantes del encargo.Ya tenemos ganas de la siguiente entrevista!

    Me gusta

  2. Felicidades por la entrevista. Interesante toda la parte que se habla de la importancia de la arquitectura solar pasiva, frente a los sistemas activos, que como bien se explica solo tienen sentido en situaciones contreras como la del humedal, o en proyectos tipo los de Glenn Murcutt, donde la autosuficiencia es un requisito imprescindible, por los propios condicionantes del encargo.Ya tenemos ganas de la siguiente entrevista!

    Me gusta

  3. Mucha gracias por los ánimos!Empieza a ser una moda lo de la "autosuficiencia" pero ni se sabe qué es, ni se sabe interpretar. Aún falta mucho camino, pero al menos ya se habla de ello, que es algo!Un saludo y a coger el año con ganas!

    Me gusta

  4. Mucha gracias por los ánimos!Empieza a ser una moda lo de la "autosuficiencia" pero ni se sabe qué es, ni se sabe interpretar. Aún falta mucho camino, pero al menos ya se habla de ello, que es algo!Un saludo y a coger el año con ganas!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s