Arquitectos e imagen

Apuntes, Blog, CCAD
Las imágenes que vemos constantemente, de alguna manera, van esculpiendo en nuestro cerebro un modo de ver, o de mirar, la arquitectura. Es muy interesante ver cómo ligeras variaciones en los elementos que componen la imagen hacen que varíe casi por completo, si no el mensaje (que en ocasiones sí), sí el destinatario del mismo. Basta ver una revista para arquitectos y compararla con una de decoración, o con un anuncio de una inmobiliaria (si alguien es capaz de encontrar alguno hoy en día). 
Dejando al margen estas diferencias evidentes y seguramente necesarias, por tratarse de distintos destinatarios, me resulta llamativo el hecho de que las imágenes que más nos suelen atraer a los arquitectos son aquellas en las que aparece el edificio como un objeto majestuoso, sin gente o con apenas una persona (y siempre borrosa, gracias a una baja velocidad de obturación). Contrastes un poco exagerados para ver bien esas texturas que el sol destaca en un momento preciso del día (y no en otro). Fotografías en blanco y negro, perspectivas distorsionadas, encuadres seleccionadísimos… 
Se podría decir que se intenta convertir el objeto arquitectónico en fetiche, en objeto de deseo, de belleza y perfección inalcanzables (se mira, pero no se toca) llegando a convertirse en una especie de pornografía de la construcción. Luego, una vez acabada la sesión fotográfica, el edificio vuelve a su vida normal, de lluvias, polvo y rascaduras, grafittis de medio pelo y anuncios pegados en los cristales (uy, perdón, en los vidrios…). 
Creo que la belleza de los edificios, la belleza física, como la del cuerpo humano, está en esos instantes que un ojo entrenado sabe ver (o buscar) y plasmarlos en un sensor fotográfico. 
Malo es que el arquitecto se siente ante el fondo negro del ordenador pensando en la foto que se hará de su edificio, pero sinceramente, no creo que nadie pueda decir que al pensar en la volumetría de su proyecto no tenga en mente una imagen a la que le gustaría aproximarse. Entre otras cosas porque sería absurdo y prácticamente imposible el proceso proyectual. 
La arquitectura siempre es imagen. Toda arquitectura es vista, y por tanto considero fundamental contar con el elemento visual como parte del proyecto. Otra cosa es que eso sea el único elemento, como sabemos que ocurre en algunos casos. Por este motivo intento no caer en críticas más o menos fáciles de arquitecturas que destacan por su imagen, ya que a veces el prejuicio nos impide ver más allá de la fotografía.

Malo es que el arquitecto se siente ante el fondo negro del ordenador pensando en la foto que se hará de su edificio, pero igual de malo es que el arquitecto pase al artículo siguiente sólo porque en la foto sale un edificio que le recuerda a algún arquitecto que no le gusta…

nota: las fotografías que ilustran este artículo son obra de Juan Carlos Quindós, con quien tendré el placer de conversar para CCAD próximamente.
Anuncios

2 comentarios en “Arquitectos e imagen

  1. Excelente elección de tema para tratar! La verdad es que hablas de muchos matices que por aquí también les damos vuelta. La fotografía desde fuera de la disciplina puede parecer un acto “objetivo” y que capta la realidad. Pero si lo analizas un poco, no puede ser un acto más subjetivo y por supuesto solo capta una parte de la realidad, que ya por el simple acto de quién y cómo la fotografía se empieza a distorsionar, es una total metonimia, siempre se pierde algo y al final quien ve el resultado final vuelve a “subjetivizar” la imagen.Como bien dices un solo matiz hace que se perciba todo diferente y según para que público se destine la imagen, esta no tiene nada que ver. Y lo de la arquitectura vacía de gente, la verdad es que es un poco contradictorio. Sacar solo la imagen con el rayito de luz, y en blanco y negro es como bien dices una manipulación quizás demasiado fuerte. Seguramente debería aparecer la que es más vistosa, pero también otras que den una visión más “realista” de lo que pasa en esa arquitectura.Una segunda parte del artículo bien pudiera llevarnos por los derroteros del mundo arquitecto – fotógrafo – publicación de arquitectura, que también tiene mucho interés!Felicidades por el artículo!

    Me gusta

  2. Excelente elección de tema para tratar! La verdad es que hablas de muchos matices que por aquí también les damos vuelta. La fotografía desde fuera de la disciplina puede parecer un acto “objetivo” y que capta la realidad. Pero si lo analizas un poco, no puede ser un acto más subjetivo y por supuesto solo capta una parte de la realidad, que ya por el simple acto de quién y cómo la fotografía se empieza a distorsionar, es una total metonimia, siempre se pierde algo y al final quien ve el resultado final vuelve a “subjetivizar” la imagen.Como bien dices un solo matiz hace que se perciba todo diferente y según para que público se destine la imagen, esta no tiene nada que ver. Y lo de la arquitectura vacía de gente, la verdad es que es un poco contradictorio. Sacar solo la imagen con el rayito de luz, y en blanco y negro es como bien dices una manipulación quizás demasiado fuerte. Seguramente debería aparecer la que es más vistosa, pero también otras que den una visión más “realista” de lo que pasa en esa arquitectura.Una segunda parte del artículo bien pudiera llevarnos por los derroteros del mundo arquitecto – fotógrafo – publicación de arquitectura, que también tiene mucho interés!Felicidades por el artículo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s