Formaciones

Apuntes, Blog, CCAD
Esta pasada semana en la Escuela de Valladolid ha tenido lugar el primer Foro de Arquitectura Contemporánea, organizado por ADDE (Asociación por la defensa de los derechos del alumno) y que ha constado de dos jornadas en las que se ha hablado de la obra de Alberto Campo Baeza. En primer lugar tres profesores de la Escuela, Rodrigo Almonacid, Noelia Galván y José Antonio Lozano, desde diferentes puntos de vista, nos fueron desgranando algunas de las claves de la obra de arquitecto nacido en Valladolid. En una segunda jornada, el propio Campo Baeza fue quien nos explicó, de primera mano, algunas de sus obras recientes. 
En otro momento hablaré sobre la obra de Campo Baeza, y sobre las conferencias de arquitectos que explican sus obras. O sobre las conferencias de profesores que hablan de la obra de otros arquitectos como si fuera la propia. O sobre una Escuela como la de Valladolid que demostró no estar para nada acostumbrada a la organización de jornadas de este tipo. 
Quiero hablar sobre el hecho de que de un aforo de unas 300 personas, y exceptuando a 5 ó 6 profesores que acudieron a la conferencia (a la de Alberto Campo, no a las de sus compañeros, que fueron menos) sólo asistimos 4 arquitectos. El resto eran todo alumnos de la Escuela. Pongamos que se me escapó algún compañero y vamos a pensar que éramos 10. 
Para alguien como yo, que acaba de comenzar la aventura de un blog para poder hablar de arquitectura, resulta desalentador observar la dejadez de la inmensa mayoría de compañeros de profesión. Es lógico que a una conferencia de este tipo acudan un montón de alumnos -es bueno que así sea- pero por qué una ausencia tan llamativa de profesionales? Encima teniendo en cuenta que el acceso costaba 10 euros. 
La gran mayoría de compañeros consideran la asistencia a este tipo de eventos una pérdida de tiempo, algo propio de estudiantes (ellos ya son arquitectos). En el caso de Valladolid supongo que esto se debe al hecho de que, por ejemplo, en los 7 años que estuve por la Escuela, se organizaran apenas tres conferencias de cierto interés (Rafael Moneo, Eduardo Souto de Moura y Tuñon&Mansilla-esta última ni siquiera fue en la Escuela). Quizá sea una falta de costumbre, no lo sé, pero aprovecho para preguntar a los que os pasáis por este blog cómo es en vuestras ciudades. 
Es evidente que yo considero la formación continua como algo inherente a nuestra carrera, y que hay que asistir a conferencias incluso e arquitectos que a uno no le gusten especialmente (aunque sólo sea por reforzar una posición). Y quizá esta falta de conexión entre la profesión y la parte de investigación (llamémoslo así) que pueden tener estas conferencias, sea uno de los motivos por los que las ciudades son como son. 
Mientras, hay otros arquitectos como el estudio OA que ha impulsado un evento como “Espacios difusos”. Menos mal.
Anuncios

12 comentarios en “Formaciones

  1. La verdad es que depende, como casi todo en la vida. El otro día vino Belinda a San Sebastián y la sala se llenó tanto de arquitectos como de estudiantes, mientras que hace no mucho hubo charlas de un par de estudios sudamericanos y fue poquísima gente. Veremos ahora con Pecha Kucha – Donosti que se organiza en el colegio si la gente se anima…En Pamplona, suelen ir muchos alumnos y pocos profesores cuando es fuera de la Universidad. Cuando es en la escuela, el tema es más o menos como tú lo pintas, muchos alumnos pocos arquitectos licenciados, pero si que van profesores de la escuela, y la organización es buenísima. Entre la escuela y el colegio, traen bastante gente y además muy buena (Campo Baeza es uno de los habituales), así que no nos podemos quejar, aunque este año nos hemos perdido más de uno.

    Me gusta

  2. La verdad es que depende, como casi todo en la vida. El otro día vino Belinda a San Sebastián y la sala se llenó tanto de arquitectos como de estudiantes, mientras que hace no mucho hubo charlas de un par de estudios sudamericanos y fue poquísima gente. Veremos ahora con Pecha Kucha – Donosti que se organiza en el colegio si la gente se anima…En Pamplona, suelen ir muchos alumnos y pocos profesores cuando es fuera de la Universidad. Cuando es en la escuela, el tema es más o menos como tú lo pintas, muchos alumnos pocos arquitectos licenciados, pero si que van profesores de la escuela, y la organización es buenísima. Entre la escuela y el colegio, traen bastante gente y además muy buena (Campo Baeza es uno de los habituales), así que no nos podemos quejar, aunque este año nos hemos perdido más de uno.

    Me gusta

  3. Sí…supongo que depende, pero en una ciudad en la que este tipo de eventos no es precisamente la nota habitual, se echa en falta una afluencia mayor. Supongo que es el pez que se muerde la cola.Gracias por pasaros!

    Me gusta

  4. Sí…supongo que depende, pero en una ciudad en la que este tipo de eventos no es precisamente la nota habitual, se echa en falta una afluencia mayor. Supongo que es el pez que se muerde la cola.Gracias por pasaros!

    Me gusta

  5. Yo llevo años asistiendo a conferencias en la escuela en la que los oyentes se contaban con los dedos de una mano… profesores, ni uno, y alumnos, pocos. Siempre pasa con arquitectos "anónimos" o que no salen en las revistas, a pesar de ser excelentes profesionales o docente, pero… Eso si, cuando vino Moneo, no cabía ni un alfiler, o cuando el que viene es amigo de algún profesor que "traslada" su clase a la charla o "obliga" a sus alumnos a asistir es otra cosa…Y aqui, en la escuela de Donosti, todas esas charlas son gratis… que seria de nosotros si encima hubiese que pagar…

    Me gusta

  6. Yo llevo años asistiendo a conferencias en la escuela en la que los oyentes se contaban con los dedos de una mano… profesores, ni uno, y alumnos, pocos. Siempre pasa con arquitectos "anónimos" o que no salen en las revistas, a pesar de ser excelentes profesionales o docente, pero… Eso si, cuando vino Moneo, no cabía ni un alfiler, o cuando el que viene es amigo de algún profesor que "traslada" su clase a la charla o "obliga" a sus alumnos a asistir es otra cosa…Y aqui, en la escuela de Donosti, todas esas charlas son gratis… que seria de nosotros si encima hubiese que pagar…

    Me gusta

  7. La verdad es que fué un poco triste ese aspecto, sí, aunque aún me lo parece más, mejor dicho, me lo parecía más, cuando había charlas y conferencias ESPECTACULARES, interesantísimas, de Arquitectos de menos relumbrón, algunos también profesores de la Escuela, en la que los asistentes se contaban con los dedos de tres manos…y no nos engañemos, lo del otro día estaba lleno de alumnos porque computaba por un crédito la asistencia. Es normal, nadie avisó de que el trabajo va cada vez más en la dirección de una gestión técnica que a la de una vocación Humanista. Mención aparte sería hablar aquí como comentamos el otro día, de la gozada que era escuchar a Uría y su visión panorámica y transversal de la disciplina en la línea del mejor Oíza, y no creo que exagere demasiado, y cuya respuesta en los asistentes solía provocar desgraciadamente, hastío y perplejidad a partes iguales.

    Me gusta

  8. La verdad es que fué un poco triste ese aspecto, sí, aunque aún me lo parece más, mejor dicho, me lo parecía más, cuando había charlas y conferencias ESPECTACULARES, interesantísimas, de Arquitectos de menos relumbrón, algunos también profesores de la Escuela, en la que los asistentes se contaban con los dedos de tres manos…y no nos engañemos, lo del otro día estaba lleno de alumnos porque computaba por un crédito la asistencia. Es normal, nadie avisó de que el trabajo va cada vez más en la dirección de una gestión técnica que a la de una vocación Humanista. Mención aparte sería hablar aquí como comentamos el otro día, de la gozada que era escuchar a Uría y su visión panorámica y transversal de la disciplina en la línea del mejor Oíza, y no creo que exagere demasiado, y cuya respuesta en los asistentes solía provocar desgraciadamente, hastío y perplejidad a partes iguales.

    Me gusta

  9. Si tienes toda la razón, Hook. Lo que pasa es que cuando Uría se dirige a alumnos de primero, no tiene freno, el tío. Y recuerdo aquellas tardes con el dolor del que no se está enterando de nada. Seguramente hoy las disfrutaría mucho más, sin duda.Gracias por pasarte!

    Me gusta

  10. Si tienes toda la razón, Hook. Lo que pasa es que cuando Uría se dirige a alumnos de primero, no tiene freno, el tío. Y recuerdo aquellas tardes con el dolor del que no se está enterando de nada. Seguramente hoy las disfrutaría mucho más, sin duda.Gracias por pasarte!

    Me gusta

  11. Gracias a tí Dani, ya ves…la verdad es que en primero eso era un auténtico baño de fuego , y directamente en la cara, jajaja, por eso decía lo de la perplejidad, pero me refiero a ya después de años escucharle presentando a un conferenciante, un ciclo, un libro, o una película, era como un masaje neuronal.

    Me gusta

  12. Gracias a tí Dani, ya ves…la verdad es que en primero eso era un auténtico baño de fuego , y directamente en la cara, jajaja, por eso decía lo de la perplejidad, pero me refiero a ya después de años escucharle presentando a un conferenciante, un ciclo, un libro, o una película, era como un masaje neuronal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s