La ciudad gráfica . De lo gráfico y visual en la experiencia urbana.

Apuntes, Blog, CCAD

Si aterrizásemos hoy en este mundo en una ciudad cualquiera y sin experiencia urbana previa, muy probablemente nuestro cerebro se vería colapsado. Nos veríamos sorprendidos por un exceso de información apabullante: Semáforos, marcas viales, carteles publicitarios, letreros de establecimientos, vehículos comerciales, la propia ropa, distintivos, logotipos, tipografías, “se vende” o “se alquila”, diferentes idiomas, cartelería informativa, y así, sin apenas límites, una cantidad ingente de información ante nuestros ojos.

 

Pero nosotros, animales urbanos, hemos aprendido a no volvernos demasiado locos ante la invasión que toda esta información supone y filtramos con bastante eficiencia lo que buscamos entre toda la maraña visual. Los códigos nos permiten hacer este filtrado (colores corporativos, formas básicas, escudos y distintivos, tipografías, logotipos, grabados en el subconsciente…), pero aún así, algunos elementos consiguen saltarse estas barreras y ganar preeminencia en el entorno.

Entre el 10 y el 20% del área visual de un peatón está ocupado por información gráfica más o menos legible de muy variados tipos. Además hay otros elementos luminosos y sonoros, más difíciles de cuantificar pero que también influyen en nuestra percepción del espacio urbano. En casos extremos (Piccadilly circus, Times Sq, Gran Vía, Shibuya, Ginza) el porcentaje es, lógicamente, mucho más elevado.

El aspecto más sorprendente es el hecho de que se trata de una capa añadida, en algunos casos superpuesta, sobre las pieles de edificios y mobiliario urbano. Se puede entender la ciudad, desde este punto de vista, en dos estratos claramente definidos: el edificado y el apósito gráfico, mutable e intercambiable, que en muchas ocasiones supone una interferencia negativa en la lectura del espacio urbano.

Hay ejemplos más recientes, como la gran mayoría de los edificios “flagship” situados en Ginza (Tokio) en los que el conjunto del edificio se plantea desde el inicio con el papel de reclamo comercial, integrando lenguajes propios de la publicidad, pero mucho antes, la arquitectura sacra fue capaz de integrar lo distintivo y lo constructivo casi desde los inicios del gótico.

Si bien la propia etimología de la palabra “distintivo” nos obliga ya a pensar en estos elementos como en piezas ajenas a la arquitectura y, por lo tanto, con otros lenguajes, habría que analizar con mucha cautela dónde están los límites de la construcción y a partir de qué punto se manipula la percepción urbana del usuario de la ciudad.

 

Anuncios

2 comentarios en “La ciudad gráfica . De lo gráfico y visual en la experiencia urbana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s