Sobre imagen realista

Apuntes, Blog, CCAD

La irrupción de la fotografía cambió para siempre el curso de la historia de la pintura, eso es indudable. Es en ese preciso momento cuando uno cuantos pintores se dan cuenta de que la carga simbólica de lo representado se puede desligar de lo figurativo y que, yendo más allá, lo simbólico no tiene por qué estar directamente relacionado con algo físico o tangible. Es un resumen muy escueto de un proceso que llevó unos 20 ó 30 años.

Desde entonces son muchos los pintores que no han dejado de impresionarnos con su increíble destreza técnica para representar la realidad de forma hiperrealista. Este término resulta un tanto ambiguo: ¿Puede acaso nada ser “más que realista”? ¿Más real que la realidad?. Supongo que procede de un afán por encasillar a un cierto tipo de representación en un rango superior al realismo clásico. Y el error, creo, viene de equiparar la imagen fotográfica con lo real.

Estos pintores son, en realidad, fotorrealistas. Es decir: representan la realidad tal y como la veríamos en una imagen fotográfica, con el matiz de que nuestra percepción no es exactamente igual que lo que nos proporciona una cámara de fotos. Entre otras cosas porque se suelen utilizar ópticas que distorsionan la perspectiva (en angulares que nuestro sistema visual jamás podría percibir) y por no hablar de las manipulaciones cromáticas (intencionadas o no, desde el blanco y negro hasta las imágenes de alto rango dinámico). La cuestión es que identificamos esas pinturas como realistas o hiperrealistas, a pesar de que incluyen esas distorsiones de la cámara y de los sistemas de procesado de imagen, sólo porque estamos tan acostumbrados a verlas, que somos incapaces de disociar la relación de identidad. No en vano, ante una obra como las que ilustran este artículo, la expresión más escuchada sería que “parecen fotografías“.

Con los nuevos sistemas de representación y los que vendrán, es probable que siga evolucionando la representación gráfica realista hacia nuevas cotas (el 3d, el 4d, el holograma, etc). Habrá que estar atentos a ver qué derroteros toma.

 

Las obras que ilustran este artículo son del artista norteamericano Nathan Walsh

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s