Un buen plan

Apuntes, Blog, CCAD

Casi siempre que me decido a comentar en algún blog es porque el tema me toca y me cuesta mucho reprimirme y no “trollear” con comentarios demasiado largos. Me ha vuelto a pasar, con la ya famosa “Carta de un estudiante de arquitectura”, de mis amigos Lorenzo y Agniezska, Stepienybarno.

Querría desarrollar aquí el contenido que apunto en el comentario hecho en el post original, y es el aspecto puramente académico de las escuelas.

El mayor mal del que adolecen nuestras escuelas de arquitectura, en mi opinión, es la falta de unidad didáctica. Resulta que uno puede estar aprendiendo a hacer dibujo técnico de detalles que aún no sabe cómo se construyen (recuerdo haber tenido que preguntar en 1º qué elementos formaban un forjado para saber qué eran las líneas que estaba dibujando), podemos estar haciendo proyectos y hablar de pieles que no sabemos ni construir ni sujetar, o de tirantes que no sabemos calcular, y de espacios que no sabemos dimensionar (ni por experiencia ni por normativa). Y así se van aprendiendo las cosas de forma inconexa y muy poco práctica.

Propongo UN BUEN PLAN de estudios. Uno que unifique criterios desde el primer hasta el último curso de la carrera, contemplada toda ella como una unidad formativa indisoluble. Un plan donde el alumno sepa desde el primer día que cada año va a ir aprendiendo a hacer cosas más complejas y mejor elaboradas, hasta que tenga un repertorio de recursos suficientes para enfrentarse al mundo profesional.

Cada curso será calificado en bloque, de forma global, por un tribunal formado por los profesores de cada una de las asignaturas parciales que tendrán que valorar el trabajo completo del alumno. No cada asignatura por separado.

Se plantea un primer año de asignaturas instrumentales: Fundamentos físicos y matemáticos, Historia de la arquitectura, Análisis de formas, dibujo técnico asistido por ordenador+geometría descriptiva, Historia del Urbanismo, etc (no todas tienen por qué ser anuales). Pero oigan, que los alumnos vienen sabidos del instituto, no perdamos el tiempo volviendo a repasar cosas básicas (si continuamos bajando el nivel del primer año de las carreras, pondremos el del instituto por los suelos).

Los cursos posteriores serán unidades didácticas completas, para lo cual se pueden establecer varios grupos de modo que el alumno pueda elegir entre varias opciones. En cualquier caso se tratará de la realización de proyectos completos (4 como mínimo al año), esto es: estructura, instalaciones, planos, memorias, mediciones, presupuestos… Todo ello apoyado con reflexiones teóricas, gráficas, etc, al gusto del alumno. Así, las asignaturas “teóricas” se pueden organizar con unas cuantas horas lectivas al mes + tutorías (correcciones del proyecto).

  • Un ejemplo: Un alumno consulta el lunes cómo calcular la cimentación de unos pilares inclinados para su proyecto, mientras el martes reflexiona con el tutor de historia sobre ejemplos históricos del uso de pilares inclinados, del por qué, de su buen o mal funcionamiento, con el de composición analiza referencias gráficas, y el miércoles ajusta las bajantes con el tutor de instalaciones para que el conjunto del proyecto sea uniforme, y bien calculado, y con los problemas que la idea feliz genera, resueltos. Y la semana siguiente se comenta su proyecto junto a otros con los que comparte alguna semejanza, o con aquellos diametralmente opuestos. Y se analizan en común.

Se proponen temarios unificados y que se acoten los recursos disponibles en enunciados concisos: “Proyecto de vivienda unifamiliar en nuevo plan parcial con fachada de ladrillo“. O proponer límites de presupuesto. Estoy seguro de que veríamos propuestas creativas y bien hechas que nos encantaría ver en la calle.

Y para finalizar, el PFC: límite máximo de 6 meses y proyecto a propuesta del alumno (propuesta que será aceptada o no por el mismo tribunal que lo valorará). Tutores: todos los profesores en activo estarán disponibles un tiempo determinado para los alumnos de PFC (una corrección de unos 30/40 minutos al mes + una revisión final)

Menos horas lectivas, y muchas más horas de “laboratorio”, de conversación, de charlas entre alumnos y profesores. Y la asistencia a clase obligatoria, por supuesto, tanto para alumnos como para profesores. Se trata de aprender con el proyecto propio y con el de los demás alumnos los temas que correspondan.

Supone un esfuerzo de coordinación bastante grande, sí. Pero estamos hablando de la universidad, lo que debería ser la formación más avanzada de nuestro sistema educativo. Sin embargo se sigue estructurando igual que la formación básica y elemental: por asignaturas que funcionan como vasos incomunicados, cuando a estas alturas lo que se necesita es poner todos esos conocimientos en práctica, de forma unificada.

¿Qué os parece? ¿Ideas?

Anuncios

6 comentarios en “Un buen plan

  1. No parece mala idea, pero creo que sería imposible poner de acuerdo a los profesores… mucho ego para manejar.
    Felicidades por el artículo, estaría bien hacer un catálogo de ideas…

    Me gusta

  2. No parece mala idea. Incluiría también períodos de prácticas obligatorias en estudios, empresas y ayuntamientos. A lo mejor pasando un mes en cada sitio ayudaría a tener una mejor perspectiva de las opciones profesionales.
    Y potenciaría la idea del “visiting teacher”. Siempre viene bien puntos de vista externos.

    Me gusta

  3. Hola, arq365 y Anto. Antes de nada, gracias por pasaros y dejar vuestro comentario!
    Claro que sería difícil de organizar en un inicio, no digo que no, pero… estamos hablando de la formación Universitaria! Que hay que tomarse un tiempo para elaborar un plan completo? Pues nos lo tomamos! Es fundamental que no nos lo tomemos a la ligera, precisamente de eso de trata!
    En cuanto a las prácticas, yo también creo que deberían formar parte de la formación. Lo que propones no tiene mala pinta, ya que habría que intentar abrir los ojos a varias formas de desarrollar la profesión.

    Gracias de nuevo por aportar vuestro granito de arena!

    Me gusta

  4. Creo que las escuelas nuevas van más por ese camino que propones (por lo menos ligeramente).
    Hace tres o cuatro años Manuel de las Casas me explicó cómo veía él la Escuela de Toledo que se iba a crear. Era en esa línea. Ignoro hasta qué punto lo habrá conseguido.

    Me gusta

  5. Va mi opinión, por si pudiera servir de algo

    Creo que eso que comentas es un poco lo que pretendían hacer con Proyectos, de ahí la brutal carga lectiva que tiene. Se estropea en el momento en que se enfoca todo al diseño.
    ¿Como se podría arreglar el problema de las Escuelas? Unificando criterios en toda España, y que una comisión ex-ter-na!! de evaluación, con criterios lo más objetivos posible fuera la encargada de corregir a los alumnos.
    Sumada, a lo mejor, a prácticas concretas para los temas técnicos, lo que sería el equivalente a las asignaturas, pero que no fueran independientes del curso-unidad.

    Otra opción: En Alemania/UK tienen que llegar a X créditos por cada curso, y unos mínimos en cada área (mínimos!!). Cada departamento ofrece asignaturas, proyectos, proyectos cortos, seminarios, viajes… Y cada uno se lo guisa y se lo come a su gusto. No como aquí, que las optativas es algo residual. Y las de libre elección, una m*erda (¿Quién necesita “Mitología griega”? ¡Hay libros en las bibliotecas! ¡Eso lo veo como malgastar recursos!).
    Creo que es una idea maravillosa. Puedes convertirte en un diseñador puro, en un urbanista (bueno, esa es una carrera separada, pero comparten asignaturas y tal) en un economista de la construcción o en un técnico en estructuras o instalaciones, etc… ¡Pero lo eliges tú!

    Por si a alguien le sirve este comentario, se le enciende una bombillita y mejora la Universidad en España, que falta nos hace.

    Me gusta

    1. Pues sí, Miguel…lo de los créditos de libre configuración, aunque yo no lo padecí, siempre me ha parecido una cosa absurda. Yo considero la Universidad como una formación profesional de alto nivel, especialmente en carreras técnicas. Y la verdad es que salimos de las universidades y necesitamos “pelarnos el culo” (con perdón) durante varios años porque ni la calle, ni nuestros compañeros, ni las administraciones, reconocen valor en el título. Y eso es, sencillamente, porque no lo tiene.

      Un placer leer tus comentarios!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s