Confesiones: Mi problema con la arquitectura.

Apuntes, Blog, CCAD

Me pregunto a menudo por qué soy arquitecto, y nunca sé responder. No lo sé. Sólo sé que no me imagino siendo otra cosa, aunque esto no me aclara nada, y que sospecho que siempre lo he sido, aún sin saberlo, o quizá peor, sin creérmelo. Me veo a mí mismo con unos diez años, y un cuaderno de hojas cuadriculadas y mi estuche. En mi estuche, unas tijeras. Y en el cuaderno, los recortables que yo mismo dibujaba, coloreaba, recortaba y montaba. Supongo que fueron mis primeras maquetas, mis primeras arquitecturas efímeras. Me recuerdo intentando resolver cómo hacer el dibujo necesario para montar un tubo con giro a 90º para hacer el soporte de una canasta como las del patio de mi colegio, y buscando soluciones alternativas, y luego jugando con una pelotita en la cancha de papel. Recuerdo un tambor de detergente de los de antes, lleno hasta arriba de piezas de lego. Restos de castillos, aeropuertos, etc. que cada tarde se convertían en otros mundos. Juntando papeles con celo dibujaba un plano sobre el que situaba los edificios, pintando bosques, ríos, carreteras… Echando la vista atrás me doy cuenta de que siempre, desde que tengo recuerdos, he tenido un lápiz y un cuaderno a mano, y siempre he estado imaginando y recreando mundos y espacios en dibujos, en cómics, en acuarelas, con recortables, con lego, debajo de la mesa de casa de mis abuelos, o en el cajón del pupitre del colegio mientras explicaban mates, por ejemplo.

No sé por qué, pero recuerdo con bastante claridad una tarde, sentado en uno de los sillones del salón. Supongo que me sabía de memoria aquél capítulo de barrio sésamo y, distraído,  miraba el techo. Creo que oí algún ruido que provenía del piso de arriba y en ese momento me dí cuenta de que había un piso de arriba. Es decir: visualicé los tabiques y a mis vecinos pisando por encima de mi cabeza, y me puse a contar los pasos en el salón para compararlos con los del pasillo y darme cuenta de que entre el baño y el salón había muy poca distancia. ¿Qué habría en medio?.

Con unos doce años empecé a ir a una academia de dibujo y pintura a la cual acudían muchos alumnos de la escuela para superar análisis I y II. Lo cierto es que no les hacía mucho caso, ya que eran mayores y ellos a mí, si me miraban, era en todo caso para envidiar mi soltura con el lápiz (aunque al sentirme observado me temblaba un poco la mano y aprovechaba para sacar punta o limpiar la goma). Pero recuerdo la reacción del profesor, un gran pintor, al comentarle un cierto verano que iba a entrar en la escuela yo también: “¿Tú también, Daniel? Pero… ¿Por qué?”, con cierta decepción en el tono que no acerté a comprender.

Mi acercamiento a la arquitectura siempre ha sido desde lo gráfico, desde lo visual, desde lo compositivo y visceral. Igual que me gustan artistas muy dispares, porque su obra me induce sensaciones muy diferentes, me interesan arquitecturas teóricamente muy alejadas. Lo mismo me gusta Sienkiewicz que Jan, lo mismo Hopper que Tápies, Freud que Giacometti, Midnight Oil que Wim Mertens, Zaha o BIG que Siza o RCR.

“Contrastes y contradicciones, esta es nuestra armonía”, dijo Kandinsky.

Lamentablemente el paso por la escuela y posteriores experiencias profesionales han estado a punto de convencerme de que la razón es más importante que la sensación en cuanto a arquitectura se refiere…pero estoy reaccionando y volviendo a dejarme guiar por un instinto que, si bien no estoy seguro de que sea el correcto, sí es el que me hace sentir cómodo con lo que hago. Por eso es que camino por mi ciudad, o por cualquier ciudad del mundo, y mi mirada es más la del pintor que la del arquitecto. Creo que es un problema de identidad: me cuesta mucho identificar mi profesión, lo que me gustaría que fuese mi profesión, con lo que veo alrededor, con el marco en el que nos movemos.

No deja de desconcertarme el hecho de que mucha gente sea capaz de admirar un cuadro que representa una calle, pero incapaz de ver nada bello si camina por esa misma calle.

Anuncios

4 comentarios en “Confesiones: Mi problema con la arquitectura.

  1. 🙂
    supongo que muchos nos hemos sentido identificados con tu post. de pequeña tengo los mismos recuerdos, ceras, tijeras, recortables, pisos, planos, imaginación.
    hace un tiempo me di cuenta que todos esos hábitos que tenía de pequeña fueron desapareciendo a medida que avanzaba en la carrera. el sentido funcional y práctico de la carrera convertía esos procesos en algo que aún siendo similares a lo que hacía pequeñas partían de otra parte de mi.

    espero con el tiempo conseguir aunarlos todos en el mismo lugar si es que todavía existe.
    merxe

    Me gusta

  2. Yo tengo recuerdo de pasarme las horas muertas con los Legos y Tentes.
    No me daba tiempo a jugar, porque después de enseñar las “obras” a mi familia, ya estaba mejorando lo construido, o directamente deshaciendolo.
    El primero que tuve, fue una casa ¿Marcó eso el resto de mi vida?

    P.D. He votado por tí en los premios AIDDIA, me gusta mucho tu blog. Sigue adelante, por favor!!

    Me gusta

  3. Muchísimas gracias por vuestros comentarios (la esencia de esto, no lo olvidéis!).
    Merxe y Aída…lo que estoy empezando a comprobar es que no hay que renunciar a nuestro espíritu creativo por mucho que las normativas, los clientes con pocas ganas, los promotores con tijeras o las ganas de no complicarse nos inviten a ello.
    Ya dejo al margen el hecho de que nadie lo aprecie, pero al menos la satisfacción de saber que has hecho algo (aunque sea sólo parcialmente) intenso, merece la pena.

    Miguel, muchísimas gracias por tu comentario y por tu voto!

    De verdad que me hace mucha ilusión que leáis esto y os mueva algo. Un saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s