De arte, artistas, artesanos y artefactos.

Apuntes, Blog, CCAD

Leo con atención la entrada de José Ramón Correa – Arquitectamos locos? y me dispongo a intentar elaborar una respuesta a una tesis que creo que tiene puntos acertados y otros no tanto. Será complejo y será denso. Es una reflexión llena de idas y vueltas…espero que me acompañéis.

"Desperdicia tu vida, sé un artista" - de Daquella Manera

“Desperdicia tu vida, sé un artista” – de Daquella Manera

Para empezar, apunta a la etimología de arte como prima hermana de artificial. Pero la etimología es ciencia endeble (significantes y significados evolucionan no siempre de forma paralela) y anticipando que es un juego que me encanta, en este caso querría hacer una aclaración. En mi modo de ver, cualquier artilugio (vuelta la burra al trigo) realizado por el hombre, en tanto que seres naturales como somos, no puede nunca ser considerado como algo no natural. Me explico: ¿Acaso la madriguera de un conejo es artificio? ¿El nido de una cigüeña en lo alto de un campanario? ¿Por qué hemos de considerar nuestros productos como artificiales, en contraposición a los productos de cualquier otro ser vivo?. Es un tema interesante.

Establecida esta premisa, para mí fundamental, creo que el arte es, sin ninguna duda, aquello que nos convierte en humanos. Así de grandilocuente. Y así de sencillo, porque en mi opinión el arte es una capacidad intelectual. Pero vayamos por partes.

Básicamente, lo que José Ramón quiere criticar es la pretenciosa y pretendida voluntad de ser artista, lo que parece molestarle especialmente en el caso de la arquitectura. Digamos que estamos estamos de acuerdo en lo esencial.

Habría mucho que hablar de lo que es el enorme problema del arte: su propia definición. Como ya he adelantado, en cuanto capacidad intelectual, el arte no tiene por qué ser comprensible para todos, ya que no todos tenemos las mismas aptitudes. Ni falta que hace. Podemos entender este problema analizándolo de este modo:

  • Por un lado tenemos el mercadeo del arte. Desde el invento del museo en su concepto moderno, el arte se convierte en un producto. Arte es aquello que se puede ver en un museo. Y proliferan los museos de todo tipo, hasta de las cosas más absurdas: Es la palabra museo la que manda. Si tal o cual obra ha estado expuesta en un museo, inmediatamente cobra valor. Y el éxito de un museo radica en que tenga visitas, por lo que se quiere hacer llegar a todo el mundo, aunque no entiendan nada (no es que les dé igual, es que lo prefieren: genera polémica y triunfarás). Y alrededor de todo ello, Don dinero.
  • La propia proliferación de museos y salas de arte (a la sazón, exactamente lo mismo aunque con menor valor), derivan en la necesidad de búsqueda de producción: son negocios. Aparece la figura del artista tal y como la conocemos hoy en día: el wannabe. El postureo. El “digo que soy artista y que lo hago es arte, y hago arte porque soy artista”. Porque yo lo valgo. Podemos dar las gracias a Marcel Duchamp y a quienes le encumbraron con su “para ser artista no basta con serlo: hay que parecerlo” (como los toreros, vaya) que más tarde otros como Dalí llevaron al límite. Hay que llenar las salas, hay que descubrir nuevos talentos. Hay que demostrar que sabemos más que nadie y que tenemos el mejor ojo. Y cuanto más hagamos que cuesten las obras, mejor. Competitividad.
  • Una consecuencia de estos dos puntos anteriores es la confusión (tan típica en nuestra sociedad moderna) de valor con coste. En la mayoría de los casos, el valor intrínseco de muchas obras no se corresponde en absoluto con el coste económico que supone su adquisición.

Uno sabe que va a empezar una película en el cine cuando suena la melodía de Movie Records. Nos ponemos cómodos en las butacas, y sabemos que vamos a ver una peli por cuya entrada hemos pagado. Hay una liturgia que nos predispone a lo que vamos a hacer. Y exactamente lo mismo sucede al disponernos a ver arte. Vamos con ganas de ver arte, y lo encontramos, porque se activa en nuestro cerebro un mecanismo de percepción motivada que nos predispone. ¿Es eso de ahí una feroz crítica al sistema o un simple extintor? Todo vale.

Ahora bien: ¿se puede hablar de arte en arquitectura?. Por supuesto que sí. Lo que sucede es que, al igual que en danza, música, literatura o interpretación, no todo es arte. Pero es que tampoco hace falta que todo sea arte. Un aspecto importante que se debe comprender es que los mecanismos de percepción no son universales. Es decir:  la forma de expresión del arte en cada disciplina obedece a unas leyes intrínsecas a cada una y la forma de percibirlo (de sentirlo) no tiene por qué valer para otra disciplina. Como no se conecta igual con una obra pictórica que con una pieza de música.

Se compone infinidad de música, pero no toda tiene cualidades artísticas. Se producen ingentes cantidades de material gráfico, pero no todo son obras de arte. Una caja metafísica de Oteiza y una figurilla decorativa son esculturas, sí. Pero…

Se tiende, además, a emplear las palabras arte/artista como culmen máximo de la pericia de un individuo: “Un artista del balón”. Se confunde belleza (o por lo menos excelencia) con arte, debido a la acepción de arte como “virtud, disposición y habilidad para hacer algo” (DRAE).

Porque otra cosa es la artesanía, la acepción de arte como oficio, a la que alude José Ramón en su texto y que contextualiza en un matiz de sinceridad y humildad frente al postureo del pretendido artista. Desde luego, no puede haber arte sin artesanía, sin buen hacer, sin buen oficio. Es condición sine qua non.

Es una palabra ambigua como pocas, sin duda.

Creo haber comentado en alguna ocasión que para mí el Arte es la capacidad intelectual de reproducir en un espectador una experiencia sensorial/emocional a través de elementos producidos a tal efecto. Entiendo el arte no como un objeto o un producto sino como una relación de conexión intelectual entre creador y espectador. Creo que sólo puede haber Arte cuando hay un creador consciente y un espectador dispuesto (aunque éste último no se aperciba de lo que está ocurriendo).

Sostengo que en arquitectura puede haber arte, pero no es necesario. Esa es la clave: ¿Es necesario que una obra arquitectónica tenga cualidades artísticas para ser buena arquitectura? Pues no. Rotundamente. No debemos confundir una obra bien ejecutada, con ángulos fotografiables, por mucho que otros arquitectos nos deleitemos con arrobo en ella, con arte.

La arquitectura tiene unas prioridades. Pero cumplidos los aspectos funcionales, normativos, técnicos y programáticos, si además a eso le sumamos la capacidad de conmover al usuario, en la medida en que el arquitecto lo haya pensado previamente para tal efecto, entonces tendremos Arquitectura, con “a” mayúscula.

Nótese que insisto en la necesidad de que el arte es un acto consciente del creador. Si no sólo sería una mera casualidad. Admirable, pero casual. Nunca arte.

Anuncios

2 comentarios en “De arte, artistas, artesanos y artefactos.

  1. Daniel: Como tú dices, estamos de acuerdo en lo esencial.
    Celebro haber escrito la entrada “Contra el arte” en mi blog si te ha servido para hacer esta excelente reflexión.
    El tema no está agotado, ni mucho menos, ni esta discusión está terminada. Seguiremos discutiendo en nuestros respectivos blogs.
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s