De mayor quiero aprender a ser pequeño.

Apuntes, Blog
jugar

Leo en “su casa” – Una casa – Una casa para los animales

De pequeño me enseñaron a querer ser mayor. De mayor quiero aprender a ser pequeño.

Esta cita de una canción de Bunbury es perfecta para ilustrar un pensamiento que me ronda la cabeza…
Ver a un niño construir lo que ellos laman “una casa” es una actividad que creo muy recomendable, en especial para alumnos y profesores de las escuelas de arquitectura (y a este paso, de ingeniería – ¿quién ha dicho eso?). Deberían hacerlo con frecuencia.

¿Qué hace un niño cuando construye un espacio? ¿Qué espera un niño de un espacio construido?
La respuesta a ambas preguntas es la misma: Diversión, sorpresa… JUEGO.

Dicen que un adulto es un niño con juguetes muy caros. Quizá. Lo que es seguro es que son muy aburridos, seamos honestos.
Por un lado esto es bueno, puesto que nuestra capacidad de sorpresa está en un límite tan bajo que casi cualquier pequeña salida de tono (la propia expresión ya es clara) nos remueve. Pero al final todo se hace tan previsible… ¡tan aburrido!

Voto por volver a ser pequeños. Por hacer espacios donde vivir sea divertido. No sé ustedes… yo pretendo pasar este rato en la vida de la mejor manera y, qué narices: ¡me quiero divertir!

PS.- No seré yo quien critique la educación (toda me parece poca), faltaría más. Pero hay un aspecto que creo que culturalmente tenemos mal enfocado: ¿Debemos educar en los gustos? Es decir… De alguna manera se nos enseña (en nuestra vida, más allá de la arquitectura) que una serie de cosas están establecidas como buenas, y que nos han de gustar, y otras no. Se nos limita, de forma inevitable, la capacidad de juego, la capacidad de sorpresa.

jugar 2

Oficinas de Google – Tobogán en Google – PisciBAZZINGA!

Anuncios

Un comentario en “De mayor quiero aprender a ser pequeño.

  1. Estoy contigo, Daniel. Aún me aventuraría a decir que la supervivencia de nuestra profesión dependerá de nuestra capacidad de proyectar y construir espacios no-aburridos, en los que el juego sea una premisa básica. Mi hipótesis es que esa manera de enfocar la Arquitectura hará que nuestro rol vuelva a ser “necesario”… ¿puede ser?
    Sobre el espinoso tema de la “educación” del gusto, está claro que es una losa más de esas bien pesadas que hemos heredado y de la que nos toca liberarnos… para empezar, intentando no trasladar a nuestros hijos lo que nosotros hemos “sufrido”. Para entenderlo, me parece que la referencia clave es Bourdieu y su obra “La distinción”. Hasta que no la leí no comprendía que el gusto no fuera más que una herramienta de distinción de clases…
    Este tema me trae a la cabeza el post de Susana Gallego para Mamá Nido: “¿Rosa para las niñas y azul para los niños?” Por favor, qué aburrimiento…
    http://www.mamanido.org/2014/07/rosa-para-las-ninas-y-azul-para-los-ninos/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s