Lo que mata es la humedad [8]

Blog, Lo que mata es la humedad

El día del Arquitecto. El día del medio ambiente (porque el otro medio, como dirían Gomaespuma, ya nos lo hemos cargado). El día del orgullo. El de la Hispanidad. El de todos Los Santos. Hasta el de Froilán.

Cuando todos celebran algo cada día, al final se acaban las ganas de fiesta. O los motivos.

El célebre arquitecto ante su celebrada obra.
Y que siga la fiesta.
¿O ya terminó?.

Anuncios

lo que mata es la humedad 07

Blog, CCAD, Lo que mata es la humedad

lapices

Una línea. Una raya. un escalón,

Cuando uno se pregunta si pinta algo en una relación, es que algo va mal. Es que quizá hace tiempo que dejó de ir. Lo más probable es que ya vaya por otro lado. El tiro certero es el que nunca se ve venir, aunque veas que te apuntan. Yo no sé si me terminaré por ir. Quizá sólo me aleje sin moverme mucho del sitio. O quizá me vaya lejos, aunque desde lejos la perspectiva no mejora. Duele ver que valemos mucho, pero que servimos de poco. Cuanto más recortan la soga, más aprieta, y la falta de oxígeno conlleva delirios. Quizá me vaya. Casi seguro. Pero irse no siempre significa marcharse. Irse es alejarse lo suficiente como para que si te hablan, no les oigas. Aunque te vean. Podemos seguir corriendo para permanecer quietos, pero así lo único que conseguiremos es que se nos escape el suelo bajo nuestros pies y acabemos en nuestro propio hoyo. Acción e inacción. Un línea. La decisión. La oportunidad. La casualidad. La causalidad. Una patada en el culo. Deus ex machina. Lo que demonios sea. Me muevo. Me voy. Es el tren que avanza. O es el que cambian el decorado. Sigo aquí, sigo siendo el mismo, pero diferente. A veces para cambiar de aires basta con abrir la ventana.

Lo que mata es la humedad 06

Lo que mata es la humedad

20121227-163043.jpg

2013. Reciclaje. Nos reunimos mucho, muchas veces. Y hablamos. Y pensamos. Y contamos a los demás cuántas veces nos reunimos para pensar y hablar de lo que pensamos. Y volvemos a empezar. Y siempre la misma canción. Tócala otra vez, Sam, aunque el bueno de Sam jamás escuchó esa frase en aquél tugurio norteafricano. Hay mucho de eso, de creer que alguien lo ha dicho y en realidad nunca nadie lo ha comentado. Palabras, muchas. Hechos, casi ninguno. Sólo los particulares, los silenciosos, los que nos despiertan más pena que envidia. Las barbas del vecino. Gente que se va, pero no todos huyen. Huida de nosotros mismos, de nuestras propias trampas. Lo triste no es escapar, sino darse cuenta de que tenemos al enemigo en casa, justo al otro lado del espejo. La inercia no nos va a llevar a ninguna parte, y estamos al borde de que el rozamiento nos detenga por completo. La masa crece, y no hay energía para moverla, y para fragmentarla hace falta un buen martillo. Y los golpes duelen. Ya están doliendo. Productos que a duras penas pasan el control de fábrica. Pero fuera se nos rifan. Perritos pilotos. Juguetes rotos. Yo me iré, aunque no sé dónde, por que lo que quiero ser no puedo serlo aquí. Y un país que recorta los sueños y las alas no merece la pena. No he vivido nunca por encima de nada, ni de nadie. Me siento engañado por un sistema que me ha preparado para un mundo que no existía, y que no va a venir. Ya no se le espera. Y ahora me piden que mueva la cintura, que cambie de registro, que haga lo que hacen otros porque lo que yo sé hacer no se necesita. ¿Y qué pasará cuando se agote eso otro? ¿Seríamos tan amables de invitar a otros a hacer “lo nuestro” si la situación fuera a la inversa? ¿Así es como queremos que nos tomen en serio? ¿En serio? ¿Somos así de ingenuos? A veces ignorar es hacerse el listo. Creo firmemente que si la sociedad que hemos creado no funciona, no es cuestión de cambiar a cada individuo, sino quizá volver a (re) generar el sistema desde cero.

No me compadezcan, no más que a ustedes mismos, y no más tiempo del necesario. No es ningún drama, aunque duela un poco. Ya me contarán lo que se piensa que se dice que se va pensar hacer. Y de corazón, que sea un buen año para todos.

Lo que mata es la humedad 05

Blog, CCAD, Lo que mata es la humedad

Se busca nicho de mercado. Limpio, a estrenar y sin muebles. Abstenerse outsiders. Ahora sólo nos queda nuestro ombligo. Nos hemos pasado tanto tiempo mirándolo y poniéndolo bonito que nos han comido el resto del cuerpo. Sin querer enterarnos. Eso hazlo tú, si quieres. Eso de ahí también, que me da pereza. Que me da la risa. Arquitectos de segunda. Que me da pereza. Arquitectos de primera. Que me da la risa. Arquitectos de postín, o más bien postizos. Colectivos y órganos representativos. De taifas. Títulos y atribuciones. Y tribulaciones. Que me da la risa. Garantes ante la sociedad. Que me da. Matrioskas que se muerden la cola. Pero somos muy valorados en Europa. Se nos rifan. Posturas e imposturas. Que no se diga. Ofertas de trabajo. El respeto está de oferta, que me lo quitan de las manos. Licitaciones y concursos. Pliegos, genuflexiones y cacahuetes. Pero somos muy versátiles. Sin sitio, ni lugar. Y se nos rifan. Sin reconocimiento ni valor. Ni coraje. Honorarios de tómbola. Responsabilidades. Desproporciones. Denuncias. Renuncias. Y ahora ¿qué?. Queremos recuperar aquello a lo que hemos renunciado, pero ya hay otros lobos en este bosque. Ahora somos outsiders de nosotros mismos. Ahora seguimos mirando el ombligo creyendo que el resto del cuerpo es nuestro todavía. Bolonia. Lobos. Lobbies. Cada uno mirando a su barriga. Ascuas y sardinas. Aguas y molinos.

Lo que mata es la humedad 04

Blog, CCAD, Lo que mata es la humedad

Vivimos en ciudades que no se terminan. Ciudades sin bordes que nunca se acaban, con edificios que ocupan espacios indefinibles, en bordes que nunca terminan de comenzar. Espacios sin uso. Y usos sin lugar. Lugares inhóspitos rodeados de casas. De hogares con la tele encendida. Con garaje, trasteros y caldera individual. Salas de estar con ventanas que están pero no miran afuera. Cancelas y puertas, prohibido fijar carteles. Y jugar a la pelota. Recuerdo que de pequeño bajaba a jugar a la calle en verano, sin llamar a ningún vecino. Y jugábamos, y molestábamos. Y nos reíamos. Ruido de los niños jugando en las calles, y de las madres en los balcones. Las calles ya no tienen niños. Las casas no tienen balcones. Ni porteros. Los niños ya no tienen calles porque la calle no es para estar, es para pasar. De casa al cole y vuelta a empezar. Como mucho es para pasear. Son meras líneas que nos llevan de un punto a otro. Puntos, líneas, superficies. Si la anchura es menor de 7 metros, no podrán disponerse voladizos. Normativas que aprietan. Y que ahogan. Ciudades encorsetadas, maniatadas, anodinas, llenas de gente que corre por sus venas, que no se dan cuenta de que entre todos nos hemos robado lo más preciado: la confianza. Gente que llena las calles en horario comercial. Parques que se convierten en campos. De batalla. Edificios repletos de usuarios en horario de oficina. Noches de paseo por desiertos de coches aparcados. Ciudades que no duermen con ciudadanos aletargados. Viendo la tele. O vamos a los sitios en masa, o no vamos. Y así vamos.

 

Lo que mata es la humedad 03

Blog, CCAD, Lo que mata es la humedad

[:es] Muchos premios. Muchas galas. Pocos reconocimientos. En la solapa de la sobrecubierta un listado, un resumen de una vida en un incómodo trozo de papel. La foto en blanco y negro. Formas de recordar. Gente que se va, siempre pronto, sin despedirse. Gente que se pasa toda su vida haciendo cosas para no tener que despedirse nunca. Para quedarse. Cartas de amor que salpican sin querer. Lágrimas ácidas. Toda alabanza es un reproche enmascarado, un email con destinatario oculto. Sin querer evitarlo. Gente que llega; de repente, un extraño. Que fuma sin parar. Encantados de conocerle pero pase, por favor, mi página es su página. Premios, y concursos. Un sólo premiado, aunque más de un ganador. Reproches y alabanzas. Modelos y tendencias. Y mercados. Nos gusta la decisión, un fuerte aplauso. Agradecimientos a familia y amigos. Y a los sponsors. Reproches, críticas, negación. No nos gusta el premio, ¿Desea enviar la presunción de inocencia a la papelera de reciclaje? Gente que toma decisiones. Gente que hace exactamente lo que se espera que haga. Gente que se sorprende. Una empresa de neumáticos premia cocineros, una de hoteles, arquitectos. Y Kiko Rivera es jurado en la tele. Cuando lo diferente entra por la puerta, la endogamia salta a la pantalla. Ni veo ese programa, ni compro esa guía culinaria. Enhorabuena a los premiados. Gente que salta a la calle porque no está de acuerdo. La palabra fallo siempre ha sido un tremendo error. Decisiones, veredictos, jueces, fallos, premios, abogados y diablos, errores y desatinos, manifestaciones, desacatos, acuerdos y apretones de manos. Prestidigitadores. La vida no es una tómbola, quizá es sólo un concurso y no siempre gana el mejor. Mérito, cordura, eficacia. Para acceder al centro puntuará cada familiar que certifique ser antiguo alumno. Reconocido prestigio. System failure, press ctr+alt+del.

El teclado no responde.

Lo que mata es la humedad 02

Blog, CCAD, Lo que mata es la humedad

Las fotografías en los periódicos no quedan igual que en las revistas, parecen demasiado reales. Un edificio que parece un escenario. Un edificio que es un escenario. Un edificio como telón de fondo. Una calle que se convierte en lugar de peregrinaje tras aparecer en una película. O en un anuncio. Programas de televisión que nos muestran dónde duerme la mujer que plancha la ropa, y también la habitación donde plancha la ropa, pero no vemos ni la plancha ni la ropa. Revistas que nos muestran edificios desde ángulos casi imposibles y con encuadres que ocultan lo que no se quiere enseñar, lo que nos haría cambiar por completo la percepción del conjunto. Magos que no enseñan sus trucos. Fotografías para ilustrar un nuevo edificio con una modelo vestida de folclórica (o algo así). Webs que sólo muestran fotos, y más fotos, sin apenas comentarios, sin apenas dibujos. Blogs que hablan de arquitecturas que sólo son una fachada bonita. Que lo critican. Que no critican. Revistas de moda con cientos de anuncios a toda página. Revistas de arquitectura con anuncios de cerámica que parecen de moda. A toda página. Modelos que anuncian ladrillos. Revistas que parecen ladrillos. Reportajes de diseño y arquitectura en revistas de moda. Especiales. Número extra. Este año la tendencia es el color verde en planta.  Entrevistas a arquitectos que responden como estrellas del rock, y que venden libros. Artistas que inventan palabras y hablan como arquitectos. O como cocineros. Encantados de conocerse. Fiestas, fotos…el famoso arquitecto viste de negro, y de marca. Y marca tendencias. Alumnos que visten de negro y que hacen concursos para aprobar proyectos. Profesores en el photocall. Alumnos que ganan proyectos y nunca aprueban un concurso. Gente que hace fotos a gente en la calle. Gente que marca tendencias. Gente que busca al que marca tendencias para decir a los demás lo que será tendencia. Lo que ya es tendencia. Lo que dejó de serlo. Arquitectura que dejó de ser tendencia pero no lo sabe. Muchas modelos. Muchos modelos. Pocos maestros. La teoría en pdf se lee muy deprisa. Demasiada prisa. Plazo de entrega 4 días a partir de la publicación de este texto. Se nos echa la tendencia encima. La clave está en los complementos, y la acertada elección del maquillaje. La modelo afirma que bebe mucha agua a diario, y que usa photoshop. 2 veces al día. El mismo libro de Bauhaus en todas las mesas, al lado del bol de manzanas sorprendentemente verdes. cmd+C, cmd+V… su cmd+Z, gracias.

 

 

Autor de la imagen: stevendepolo – imagen usada bajo licencia CC

El contenido de esta entrada queda libre de ser reproducido, íntegra o parcialmente, siempre y cuando se haga mención del autor y de este blog y que no sea para uso lucrativo, en cuyo caso será necesario permiso expreso.

Lo que mata es la humedad 01

Blog, CCAD, Lo que mata es la humedad


Es fin de año, lo dice el calendario. Y el Corte Inglés. Y toca hacer balance. Toca sonreír mucho, comprar regalos, comer en exceso, beber aún más, comprar fascículos y hacer balance. Y promesas. Que no valen nada. Nos encanta hacer listas de lo hecho, de lo que otros han hecho. Listas de nombres de gente que ha hecho cosas. La lista de los reyes godos. Los reyes godos eran góticos. Y visigóticos. Con aprenderse la lista ya vale. Vale ya de hacer listas. Lista de las cosas que queremos hacer el año que viene. Listas de promesas, de cambios, de esperanzas, de cosas que nunca llegan. Cosas que nadie se decide a hacer. Cosas que pasan. Y pasan muchas cosas. Cosas que cada vez pasan más rápido. Si no lo has tuiteado, nadie lo ha visto; si no está en facebook, no ha pasado. Pero el pasado no interesa. Libros que cuentan muchas cosas. Libros de los que sólo leemos la portada. Portadas que ya vimos hace dos días. Lo que pasa con las listas es que sólo miramos las fotos. Gente que sale en listas. Listos que se salen de las listas. La lista de contactos. Estamos todos en contacto y apenas nos conocemos. Pero nos seguimos. Nos gustamos. Y nos ayudamos, nos hablamos, nos exigimos y también cooperamos. Y colaboramos. El futuro está en la red, pero el futuro pasó hace unos años y algunos todavía están esperando. Cosas que pasan y alguien las cuenta en la red. Cosas que alguien cuenta en la red y luego pasan. Cambio de dirección del flujo. Redes que son flujos. Redes que son gente, pseudónimos y nicks. Listas de gente, círculos de gente. Gente que ve el telediario y no entiende de qué están hablando. ‘Trending topic’ nunca entrará en el diccionario. Gente que nunca ha visto un diccionario. Lista de jugadores convocados a la eurocopa. Allá, al fondo, hay una puerta; nos vemos por aquí, en esta parte del campo.